Jesús no enseña a amar a nuestro prójimo como a mí mismo. El ministerio de Visitación nos habla de amor en acción. Mateo 25:35-36 dice: Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. No es importante tu transfondo o tu situación estaremos ahí para orar por ti, visitarte y ayudarte en el nombre de Jesús.

Para más información sobre el Ministerio de Visitación contacte a Cristo y Evangelina a visitacion@tcsocal.com